Almacenamiento de los neumáticos

Para un buen almacenamiento, los neumáticos agrícolas deben conservarse en buenas condiciones, limpieza, en un local seco y ventilado,

  • protegido de la luz directa del sol,
  • lejos de una fuente de ozono (motor eléctrico, transformador, puesto de soldadura eléctrico…).
  • lejos de toda sustancia química, disolventes o hidrocarburos susceptibles de alterar la naturaleza de la goma.
  • lejos de todo cuerpo que pueda penetrar en la goma (objetos metálicos puntiagudos o cortantes…).

Evitar la proximidad de una llama o de un cuerpo incandescente.

Durante los períodos de almacenamiento, los neumáticos y las cámaras de aire agrícolas deben conservarse de manera que no sufran deformaciones debidas a la tensión o al aplastamiento, montados e inflados si están apilados, aligerar lo máximo las ruedas montadas sobre vehículo y sobreinflar 0,5 bar con relación a la presión de uso. 

Nunca almacenar por un largo período neumáticos sin llanta o las llantas desmontadas del vehículo, directamente en contacto con el suelo.

Se recomienda la utilización de guantes de protección para su manipulación.

ATENCION

  •  Nunca calentar, soldar con autógena o soldar una llanta o una rueda con el neumático montado.
  •  Desmontar en primer lugar el neumático agrícola de la llanta antes de toda intervención.
  •  Utilizar sistemáticamente la tabla de presiones de inflado Michelin para definir la presión correcta del neumático agrícola.
  •  Una presión baja, causa una deformación exagerada de la carcasa e implica un deterioro prematuro del neumático.
  •  Una presión alta, disminuye la superficie de contacto con el suelo de la rueda, implica una pérdida de adherencia y hace que el neumático sea más sensible a los choques y a los cortes.
  •  Aunque las cargas sean inferiores a la indicadas por Michelin en las tablas carga / presión, deben respetarse las presiones mínimas indicadas en las fichas de producto del neumático.